Villas

Dir.Urbanización Villas Blancas (sector 34), Montaña Roja,
Playa Blanca

En Villas Blancas

Sábado 1 de octubre, 7:30 am

Buenos días. Hoy despertamos en Villas Blancas, un conjunto de alojamientos impresionante que se caracteriza ante todo por resultar un hogar. Llegamos ayer viernes y todavía le estamos dando vueltas al completo equipamiento de cada una de las estancias que ya les iremos descubriendo. 

A estas horas de la mañana queremos resaltar este tímido amanecer que se aprecia en el horizonte, sobre la fantástica silueta de Los Ajaches. Villas Blancas se encuentra a dos minutos en coche del casco turístico de Playa Blanca, sin embargo por este silencio absoluto parece que estamos alojados en Las Breñas o en Femés. Es decir, en la mayor tranquilidad.

Sólo los grillos rompen esta quietud en un lastimoso intento por alargar la noche con su cri-cri. 

Son las condiciones ideales para rememorar aquellos baños de chinijo, siempre antes del desayuno, cuando corría con las legañas en los ojos hacia el muelle chico de Puerto del Carmen. 

¡Al agua! ¡Qué bien sienta un baño mañanero!

El chapuzón supone el pistoletazo de salida a un día que promete: ni una brizna de viento, el cielo completamente despejado y se esperan temperaturas de hasta 27º aquí en Playa Blanca. Nos vamos a la playa en breve. 

La noche ha sido tan reparadora que tengo la suerte de que los niños y la madre siguen dormidos. Ummm, no recordaba un desayuno sin que los pequeños me taladraran la cabeza. Así da gusto. 

Sábado 1 de octubre, 13:30 pm

Como remarcamos con anterioridad, estamos a dos minutos en coche del casco turístico de Playa Blanca. Es decir, nos encontramos a esa distancia ridícula para alcanzar la playita del antiguo pueblo de pescadores. 

Sabemos que la mayoría de turistas desayuna copiosamente en sus hoteles y a esta hora (9:00 am) no es muy amiga de la playa. Este va a ser nuestro momento. Vamos, que nos vamos. 

Te recomendamos que dejes el coche en el aparcamiento del puerto de Playa Blanca. El paseo, de apenas cinco minutos hasta la playa, es fantástico. Se trata de un breve calentamiento. 

¿Cómo se siente uno al entrar en una playa con una sola persona? Es el señor que camina por la orilla. Hay otra persona nadando.

Mientra el turisteo engulle huevos y beicon nosotros nos vamos a dar un par de baños formidables. 

Hora y media aproximada en la calita del pueblo es tiempo suficiente para amansar a las fieras. Eso es lo que pensábamos.

Olvidamos que la piscina...es lo que tiene. 

Supongo que en breve se dormirán esos niños. 

Domingo 2 de octubre, 09:30 am

Para un buen descanso resulta básico contar con unos cimientos sólidos. En Villas Blancas apuestan firmemente por ello. 

Esta es la cama kilométrica de colchón ultra confortable. El dormitorio principal tiene un vestidor y este magnífico baño en suite. 

La villa tiene otros dos dormitorios en la planta baja, uno de ellos conectado a la terraza-piscina, otro cuarto de baño y una cocina completísima (lavavajilla, horno, microondas...). 

En el salón comedor podría disputarse un partido de fútbol en cualquier momento, es gigantesco, de amable decoración y mobiliario moderno y confortable.

Reúne una condición deseada por cualquier padre de familia, esa conexión privilegiada con los jardines, la piscina y la terraza. El gancho hace que la tv se vea lo mínimo. ¿No querías jugar con los niños? Pues aquí caerás rendido. 

Esta mañana teníamos previsto darnos un salto a Papagayo, sin embargo, la comodidad que encontramos aquí...

Hay un grill en los jardines exteriores de la parcela. Una pequeña compra y asaderito familiar en plan EEUU. 

Domingo 2 de octubre, 18:30 am

Usted, turista, tiene que ir sí o sí. A Papagayo que es la mejor playa de Lanzarote. Sin embargo, Villas Blancas te lo pone difícil para coger el coche. Ciertamente, la tranquilidad es máxima y la comodidad absoluta. 

Estuvimos toda la mañana en remojo y los niños aprovecharon la inmensidad del terreno para hacer un canto a la imaginación: un rato en el bosque, otro en la selva...el tema era estar con los animalitos. 

Las villas están a dos minutos del dinámico casco urbano de Playa Blanca, pero la sensación es similar a encontrarte de escapada rural. La casa potencia esta percepción con el grill que tienen adosado al jardín, que resulta realmente tentador.

Puedes comprar las provisiones para la barbacoa en los supermercados del núcleo turístico y en apenas media hora prepararte un almuerzo o cena de altura. 

A estas horas, después del almuerzo, el cansancio acumulado tras dos días de baños variados y paseos turísticos nos deja el cuerpo necesitado de una buena siesta. La villa, o más bien el hogar, se cierra herméticamente y la oscuridad y el silencio te transportan hacia los dominios de Morfeo. 

Como si Bill Murray estuviese reviviendo el día de la marmota, tras la siesta, otra vez, la crema solar, los bañadores...a la piscina otro par de horas hasta ya tener que retornar a casa. 

Del día de la marmota a Terminator: ¡Volveremos a Villas Blancas!

¿Quieres hospedarte en estas villas?

- Consulta las fechas disponibles en su motor de reserva

- Puedes pedir más información llamando al teléfono 928 592 076 o escribiendo un mail a info@tabaibagroup.com.