AlojamientoEntre 94 y 174 euros.
Dir.C/ Montaña Mesa, s/n
Playa Blanca
Plano
Restaurante La Marea, Playa Honda, Lanzarote
Siete Camicie
2016 Jameos Festival

Relacionados:

Puerto del Carmen
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote

Villa Anika

Su estupendo jardín-terraza, bien orientado, tiene vistas al Atlántico y a la vecina isla de Fuerteventura. Incorpora una holgada piscina climatizada, terraza protegida del sol por una curiosa pérgola y moderno mobiliario de playa. Alejada del ajetreo turístico de Playa Blanca, el huésped tiene garantizado un excelente ambiente relajante.

La villa, de 90 metros, se distribuye en tres dormitorios, una completa cocina, salón, comedor y un cuarto de baño. La casa está equipada para hacer frente a las necesidades de unas vacaciones en familia (incluye internet gratuito, tv satélite, parking privado...). Es destacable la relación calidad-precio del alojamiento.

Anika es una elegante villa insertada en el núcleo turístico de Playa Blanca. Localizada a dos kilómetros del centro de la localidad, el alojamiento resulta una garantía de tranquilidad y confort. La casa cuenta con 90 metros cuadrados que se distribuyen en un espacioso salón, tres dormitorios, una completa cocina y un cuarto de baño. Gusta la distribución y el toque moderno, el justo que no chirría, de las estancias, así como el mobiliario y equipamientos que incorpora. La villa ofrece todas las comodidades para unas vacaciones de relax o en familia: conexión a internet, tv vía satélite, horno, microondas, lavavajillas...

Terraza y piscina climatizada de Villa Anika, Playa Blanca

Sin embargo, el principal encanto de Anika procede de su jardín-terraza. Holgada e intimísima, destaca su esplendorosa piscina climatizada y la amplitud de los espacios circundantes. Bien orientada, y a salvo del viento, el huésped podrá guarecerse del sol bajo una curiosa y elegante pérgola. El mobiliario veraniego, hamacas, mesas y sillas, resulta el complemento ideal para pasar la jornada al aire libre. Las vistas al mar y Fuerteventura conforman otra excusa para colonizar la terraza en los momentos gastronómicos. A propósito del almuerzo o la cena, el jardín tiene habilitado una barbacoa para las verduras, carnes o pescados al grill.

La curiosa pérgola que hace la velada más íntima y protege del sol

Relax y dinamismo

El sosiego alrededor de Villa Anika conforma uno de sus grandes activos. El ambiente en las urbanizaciones vecinas es similar, pura tranquilidad, a salvo de molestos ruidos. Este clima apacible se explica por la lejanía del alojamiento con respecto a la avenida turística. Esta ubicación hace obligatorio el uso del coche para moverse por Playa Blanca. Ya sea para darse un chapuzón en las mejores playas de Lanzarote: Papagayo, pasear por el dinámico bulevard o salir a cenar al puerto deportivo Marina Rubicón, el húesped hará bien en desplazarse en contar con vehículo.

Amplio salón que conecta con el inmenso jardín-piscina

Salvado el escollo de la movilidad, el trayecto más largo será a Papagayo o Los Charcones (en torno a los diez minutos), el usuario de Villa Anika estará en condiciones de combinar la relajante atmósfera del alojamiento con la vidilla turística de Playa Blanca.

La casa varía sus tarifas según el número de huéspedes. Entre una y seis personas y según temporada, los precios por noche giran alrededor de los 94 (dos personas) y 174 euros (6 personas).

Nota de la dirección: Las fotografías que acompañan esta información son propiedad de Villa Anika.

Galería de fotos