Villas

Despertar inolvidable

No quisimos encender la tostadora ni servir el café. Del bungalow, por el camino recto al jable, directos, cholas en mano, un poco de crema en el rostro y caminando que es...