Blog

Descubre Lanzarote como un local
La botica de la artesanía lanzaroteña

La botica de la artesanía lanzaroteña

El entorno rural de Haría ha nutrido una de las expresiones culturales más notables de Lanzarote. Ligada a la cultura del ahorro o del aprovechamiento y a las condiciones naturales del palmeral norteño, la artesanía local mantiene la actividad en pírgano, palma y palmito (procedente de la rama de las palmeras) creando una ingente y variada muestra de cestería funcional y decorativa.

La tienda de artesanía de Haría

El resultado de este trabajo puede admirarse cada sábado en el mercadillo artesanal (de 10:00 a 14:30), sin embargo, poder contemplar a los artesanos pulir sus piezas en situación real supone comprobar que no hay artificio en la muestra sabatina, sino sapiencia y paciencia.

Aquilino mima y da forma a la tierra lanzaroteña que acabará en cerámica

La opción se abre en la tienda de artesanía de Haría, que se localiza junto al mercado de abastos del pueblo, a medio centenar de metros de la bella plaza de La Constitución y el edificio consistorial. El caserón que aloja las diferentes estancias artesanales desprende el sabor de la tierra, ya sea el aroma de la cochinilla al fuego del local de colores naturales o la tierra húmeda con la que moldea cerámicas Aquilino.

Lunes y miércoles

Aunque la casa opera de lunes a viernes nos remarcan que los mejores días para disfrutar de la experiencia son los lunes y miércoles. En esas jornadas, los mayores que todavía conservan el entusiamo se acercan al taller para poner en funcionamiento el vetusto telar, bordar o confeccionar rosetas.

Confección de rosetas

Son las abuelas de Haría, quienes con la única compañía de la radio y la baraja de testigo que espera por los tiempos muertos, se afanan en el laborioso proceso, manos mediante, de creación de un sombrero o una cesta con esencia de palmera, una mantilla o incluso muñecas para las nietas.

Gema hirvió cochinilla para la seda. Ahora cose

En su visita a la casa del artesano debe pasar ineludiblemente por el rincón de Aquilino, quien con su compañero, le explicará el atractivo mundo de la cerámica y la alfarería, pudiendo ver in situ cómo mima y moldea la tierra lanzaroteña. Otra curiosa parada la tiene en el estudio de Gema, que hierve cochinilla y hojas de cebolla cuyo destino es teñir sedas.

Cada uno en su maña, enraizados con el terruño, conservando la cultura popular…un pozo de sabiduría a la vuelta de la esquina en el pueblo de Haría.

Puede interesarle

– Aquilino, heredero de una técnica cerámica milenaria.

¿Compartes?

Posts Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.