fbpx

Sign In

Blog

Descubre Lanzarote como un local
La Playa del Jardín y la cueva de los aparejos llegados del Atlántico

La Playa del Jardín y la cueva de los aparejos llegados del Atlántico

Dónde: Litoral del Monumento Natural de Los Ajaches (mapa). Cuándo: Todos los días coincidiendo con el sol.

¿Quién iba a decir que detrás del páramo seco y la espesura de jable negro y callaos del litoral sureste de Lanzarote se escondería un jardín inmenso y un minimuseo de aire marino? Para alcanzar el jardín tendrás que caminar adentrándote de lleno en el Monumento Natural de Los Ajaches desde el último rincón urbanizado de la zona, la parsimonia personificada en versión pueblito pesquero, Playa Quemada.

La Playa del Jardín, Los Ajaches. Fotografía de Josechu Pérez Niz.
La Playa del Jardín, Los Ajaches. Fotografía de Josechu Pérez Niz.

Descárgate la ruta, perfectamente señalizada y que transcurre por vereditas de cabras. Sí, aunque parezca increíble, vas a atravesar territorio de pastoreo, Femés y Playa Quemada son territorio caprino.

Con la brújula apuntando al sur, entre los afilados acantilados, descubrirás las místicas playas de Playa Quemada, de intenso jable negro, que parecen diseñadas para estar solos, La Arena y El Pozo. Las postales costeras contrastan con los barrancos que te llevan a Femés. Tras las playas llega nuestro destino, la Playa del Jardín, una diminuta cala de callaos y arena negra, de unos 60 metros, en cuyo costado sur se ha levantado un pequeño refugio adornado con restos que alcanzaron la costa desde 1991. El minimuseo y el jardín adyacente fueron levantados por una pareja local, residentes de Arrecife, que sigue mimando este rincón entrañable.

El Jardín, Los Ajaches. Fotografía de Josechu Pérez Niz.
El Jardín, Los Ajaches. Fotografía de Josechu Pérez Niz.

LO MEJOR

  • El oasis. El impacto de encontrarte este oasis en medio de la nada, del territorio sediento que compone Los Ajaches. Sorprende también lo cuidado que están el jardín y la cuevita, que demuestra la querencia por este rincón de la pareja de arrecifeños que creó el espacio.
  • El baño tras el pateo. Hacia la orilla, siempre a resguardo del viento, una inmensa piscina natural se erige en spa reparador tras los 50 minutos de camino.
Las aguas en calma de la Playa del Jardín. Fotografía de Josechu Pérez Niz.
Las aguas en calma de la Playa del Jardín. Fotografía de Josechu Pérez Niz.

TENGA EN CUENTA

  • El horario del sol. Tienes que volver a Playa Quemada con luz solar.
  • No te salgas del camino. Descarga la ruta.
  • Lleva agua, crema solar, calzado adecuado y una muda para evitar rozaduras en tu vuelta a Playa Quemada.
El sendero obliga a calzarse adecuadamente. Fotografía de Josechu Pérez Niz.
El sendero obliga a calzarse adecuadamente. Fotografía de Josechu Pérez Niz.

PARA ANTES O DESPUÉS

Playa Quemada es mundo aparte, un núcleo singular que supone una escapada del asfalto, el ruido y los coches, y sin embargo está a tiro de piedra de multitud de experiencias para encadenar otros planes.

¿Compartes?

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.