Senderismo en el Monumento Natural de Los Ajaches: De Femés a Playa Quemada por el Valle de la Higuera

Senderismo en el Monumento Natural de Los Ajaches: De Femés a Playa Quemada por el Barranco de la Higuera. Fotografía: Josechu Pérez Niz.

El Monumento Natural de Los Ajaches fue el primer conjunto volcánico que emergió de las entrañas del Océano Atlántico hace unos dos millones de años (año arriba, año abajo). Desde entonces sus crestas afiladas, valles y barrancos han sobrevivido al alisio y la fiereza del mar, erigiéndose en testigos privilegiados del devenir lanzaroteño. 

Tierras de cultivo durante siglos, hoy las veredas que serpentean su orografía son dominio prácticamente exclusivo de las cabras que salen a pastar desde las queserías cercanas a Femés y Playa Quemada. En este sentido, este sendero en concreto que atraviesa el Barranco de la Higuera guarda un profundo significado histórico. 

El punto desde el que parten los caminos que recorren Los Ajaches se localiza en lo alto del Pico del Filo, a unos 300 metros del pequeño casco histórico de Femés, con su Iglesia de San Marcial del Rubicón como principal elemento patrimonial. 

El paso por Femés para dejar el coche, y en consecuencia la cercanía a este edificio histórico (su historia), invita a un paseo previo por el pueblo de Mararía

Capturada la esencia del lugar, toca afrontar los 8,3 kms que nos conectarán con Playa Quemada, un pequeño pago costero, pintoresco donde los haya, siempre a refugio de Don Eolo y en el que las manecillas del reloj ralentizan su marcha. 

La veredita descendente (especialmente estrecha, “autopista” de cabras) bordea de derecha a izquierda el Barranco de la Higuera, en una travesía que se hace un pelín monótona con el paso de los kilómetros. Pero en estas, cuando el tedio amenaza, aparece el mar (ya saben: “solo el mar es igual”) como tabla de salvación de esta ínsula. 

Llegando al mar: Playa del Pozo

Al final del Barranco de la Elvira emergen una casa hecha añicos, un pozo y la orilla de esta playa a la que no costó mucho bautizarla, El Pozo. Jable negro, piedras, mar en calma y gaviotas alzando el vuelo componen el escenario, pura mística volcánica. 

Llegada a la Playa de El Pozo, Playa Quemada.
Llegada a la Playa de El Pozo, Playa Quemada.

Resulta bastante probable que su paso por esta maravillosa playa sea en soledad y que tras estos primeros seis kilómetros de caminata atravesando el paraje seco y destartalado le entren unas ganas locas por quitarse la ropa y adentrarse en la orilla. Ello hicimos y damos fe, la monotonía del descenso quedó en el olvido. 

Recargadas las pilas retomamos el camino zigzagueando los acantilados a través de las veredas de cabras que terminan por descubrirnos Playa Quemada. 

Playa Quemada: ¡Sosiéguese!

Del Pozo a Playa Quemada hay una franja de algo más de dos kilómetros que se aborda en media hora aproximada. Se adivina que vamos a pisar territorio genuino desde lo alto de la última cota montañosa, antesala de la otra gran playa de arena negra de la zona, La Arena. 

No te preocupes, por muy acelerado que vengas…te vas a relajar. Los lugareños identificarán tus andares y al modo Vieira (Manolo) te recomendarán sosiego, así que…¡sosiéguese! 

Avenida Marítima pintoresca donde las haya. Fotografía: Josechu Pérez Niz.
Avenida Marítima pintoresca donde las haya. Fotografía: Josechu Pérez Niz.

El paseo de sur a norte por la avenida marítima más auténtica y pintoresca de la isla (Tenesar, tal vez, ¿podría competir?) le dibujarán una sonrisa y se dirá: “¿Por qué no vine antes?”. 

A los pies de un pequeño complejo alojativo, parecido al que regentaba Meryl en “Mamma Mía”, nos damos un chapuzón de esos que sientan tan bien…esta vez con bañador. 

Chapuzón final en Playa Quemada. Fotografía: Josechu Pérez Niz.
Chapuzón final en Playa Quemada. Fotografía: Josechu Pérez Niz.

A la segunda cerveza en Casa Tino, uno de los tres restaurantes que da de comer pescadito fresco en Playa Quemada, el metre confirma ese “por qué no vine antes” del guiri que descubre el enclave un día antes de regresar. Que le ocurra a un visitante que no imagina el nivelón de Playa Quemada (nunca protagonizó ningún cartel en Fitur…y que así siga) tiene cierta lógica. Que nos ocurra a nosotros, que lo hemos saboreado, tiene delito. 

Después de un sendero “ajachaniano”, en busca de una playa mística o para un breve paseo por su parsimonioso litoral, Playa Quemada debería estar en los must de quienes quieren conocer, y sentir, el Lanzarote auténtico. 

Cosas a tener en cuenta

LANZAROTE3.COM

Déjanos comentarte que desde 2013 recorremos Lanzarote en busca de su esencia para que la disfrutes como un local. En la playa, entre volcanes, saboreando papas con mojos y unos malvasías refrescantes…

Lanzarote3.com, desde 2013 recorriendo Lanzarote en busca de su esencia. Fotografía: Ramón Pérez Niz.

Propuestas como esta las podrás encontrar en nuestra guía, pero también en su extensiones en las redes sociales, a las que te invitamos a seguir o suscribirte.

¿Te ha gustado este artículo?

Compártelo

WhatsApp
Facebook
Twitter
Email

Consejo del Gurú

Jueves 18 de Noviembre

Primeras lluvias "serias". - De 13:00 a 16:00 será cuando llueva con mayor intensidad, 0,3 mm.
- Amaneció a las 7:21 y el sol se pondrá a las 17:59.
- Temperaturas: 19-22º.
Atendiendo al parte, ¿qué hacer, qué ver, qué comer hoy Jueves 18 de noviembre en Lanzarote? Here we go!

20°C
Few clouds
jueves
77%
06:00
Min: 18°C
1012
19:41
Max: 22°C
N 6 m/s
viernes
22°C
18°C
sábado
22°C
18°C
domingo
22°C
18°C

Por la mañana

Logotipo Lanzarote3.com