fbpx

Sign In

Blog

Descubre Lanzarote como un local
Timanfaya, visitar Marte sin necesidad de atravesar la estratosfera

Timanfaya, visitar Marte sin necesidad de atravesar la estratosfera

Dónde: Islote del Hilario, Yaiza (mapa). Cuándo: De 9:00 a 17:45; 1 junio al 15 septiembre: 9:00 a 19:00. Tarifa: 9 euros.

Visita obligada a Timanfaya. Por una sencilla razón, hablamos de uno de los parajes más impactantes de la Tierra. Cincuenta kilómetros cuadrados de un paisaje quebrado por la furia incontenible de la naturaleza. Las erupciones volcánicas del período 1730-1736 y el corto pero intenso trimestre de 1824 arrasaron una cuarta parte de la superficie de Lanzarote. La inmensidad de su grieta geológica (16 kilómetros) explica la cantidad de lava y el alcance de las coladas, que sepultó pueblos (entre ellos Ximanfaya) y amplió los límites de la isla.

Parque Nacional de Timanfaya. Fotografía de Ramón Pérez Niz.
Parque Nacional de Timanfaya. Fotografía de Ramón Pérez Niz.

El escenario, conocido también como las Montañas del Fuego, constituye una estampa de una belleza sublime. Un cuadro violento y abrupto que atrapa por sus serpenteantes formas y contornos, el crisol de colores de sus volcanes y ese aura mística que sobrevuela el lugar, reconocido con la máxima figura de protección medioambiental española, el título de Parque Nacional (1974). El centro turístico localizado en el Islote del Hilario abrió sus puertas en 1970. Desde la travesía por la carretera Lz-67 se aprecia la inquietante postal de volcanes, montañas rojizas y ocres, que dejará una profunda huella en la retina.

La Caldera del Corazoncillo, Timanfaya. Pintura de Jorge Marsá
La Caldera del Corazoncillo, Timanfaya. Pintura de Jorge Marsá

LO MEJOR

  • La mezcla explosiva de postales…procedentes de los volcanes abiertos en canal, los hornos (reflejo residual de la actividad volcánica que sigue existiendo en la zona), el río infinito de malpaís, el valle de cenizas (rofe) del que paradójicamente brotan algunas especies vegetales (tabaibas, aulagas, higueras).
  • La ruta de los volcanes: súbase a la guagua. La visita a Timanfaya incluye un paseo en guagua (autobús) por la ruta de los volcanes, en un itinerario de catorce kilómetros por una estrechísima vía. El viaje le conducirá al corazón de las Montañas del Fuego. La experiencia visual incorpora audio: una exquisita composición ambiental del artista lanzaroteño Ildefonso Aguilar. Muchos turistas descartan esta travesía, conformándose con la perspectiva desde el centro turístico. Es un error garrafal. Súbase, resulta una vivencia única.

TENGA EN CUENTA

  • Que cualquier rincón…guarda una sorpresa. Esté atento porque verá como un manojo de aulagas se introducen en el subsuelo del Islote del Hilario y emerge hecho fuego, o el señor del balde de agua que quiere verter su contenido en un pequeño orificio…cualquier rincón de Timanfaya guarda sorpresas increíbles.
"¡Atentos!". Fotografía de Ramón Pérez Niz.
“¡Atentos!”. Fotografía de Ramón Pérez Niz.
  • Probablemente el restaurante con las mejores vistas del mundo.
Un restaurante con vistas a Marte. Fotografía de Ramón Pérez Niz.
Un restaurante con vistas a Marte. Fotografía de Ramón Pérez Niz.

Es el restaurante El Diablo y además de las vistas hay que reseñar que su grill es muy, pero que muy particular. Se nutre del fuego del volcán-horno.

Un grill muy particular. Fotografía de Ramón Pérez Niz.
Un grill muy particular. Fotografía de Ramón Pérez Niz.
  • Horas puntas a full. Atendiendo al tráfico de turistas, el mejor momento para impregnarse del magnetismo de los volcanes es a primera hora del día (entre las 9:00 y 11:00 am) o después del almuerzo (sobre las 15:00), cuando el flujo de curiosos llega a cuentagotas, lo que le permitirá abrir sus sentidos a este monumento natural.

PARA ANTES O DESPUÉS

¿Y si hace coincidir su visita a Timanfaya con un chapuzón posterior?

Timanfaya invita a documentarse previamente y en este sentido el Centro de Visitantes de Mancha Blanca, cuya función es interpretar el Parque Nacional, le viene como anillo al dedo. Le ofrecemos distribuidos por temáticas otros planes para encadenar antes o después de su paso por las Montañas del Fuego.

  • La ruta del vino. Unas 5000 hectáreas de malpaís procedente de las erupciones de Timanfaya están hechas cenizas. El rofe se aprovechó para cultivar vid de una manera muy ingeniosa generándose a su vez una de las piezas paisajísticas más espectaculares de Lanzarote, La Geria, que colinda con las Montañas del Fuego, y en la que localizará las mejores bodegas de la isla.
  • Y de remate…Papagayo. Quien quiera marcarse una frase en plan Ringo Starr y A hard´s day night, adaptado a Lanzarote, le invitamos a que haga coincidir su visita a Timanfaya con un chapuzón posterior en Papagayo. Prueben, y por favor, déjennos saber.
¿Compartes?

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.