Dir.Ctra. de Órzola, LZ-1, s/n
Punta Mujeres
Plano
Horario10:00 a 18:30. Sábados: También abre de 18:30 a 22:00.
PrecioEntre 4,50 y 9 euros.
Tfno.928 848 020
Web
Blog Rubicón sobre Historia de Lanzarote, por Álex Brito
Lanzarote 3: En fotografía
Conocer Arrecife
La Bohemia
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote

Los Jameos del Agua

Una pieza paisajística de incalculable valor. La primera obra de arte-naturaleza del creador lanzaroteño César Manrique (1966), quien aprovechó una de las tantas ramificaciones, en forma de tubo volcánico, del Volcán de la Corona.

El jameo permanece resguardado por una enorme masa volcánica. La laguna acoge vida propia en su seno. Uno de los rincones más atractivos en este primer estadio de la visita corresponde a su restaurante, a cobijo de un majestuoso manto volcánico con forma de cueva.

La segunda parte de la visita coincide con el cielo abierto. Manrique se sacó de la chistera una piscina cuyo blanco impoluto contrasta con la violencia volcánica del lugar. Esta zona acoge uno de los recintos culturales más impactantes de Lanzarote: el auditorio cultural de Jameos.

Los Jameos del Agua se localiza en la costa noreste de Lanzarote. Se trata de la primera obra de arte-naturaleza del creador lanzaroteño César Manrique en su isla natal, que data de 1966. El jameo es el resultado de la caprichosa confluencia de las coladas de lava que bañan el extenso paisaje generado por la actividad del Volcán de La Corona. Una cota montañosa que domina señorialmente el pueblo de Yé, a unos ocho kilómetros de distancia de Jameos y que está conectado con éste a través de un sinuoso tubo volcánico. Manrique transformó este lugar, un vertedero hasta esa década de los 60, en una postal contemplativa de incalculable valor. El espacio, aunque con diferencias notables, está íntimamente familiarizado con la Cueva de Los Verdes. Los dos atractivos turísticos nacieron del mismo tubo volcánico del Volcán de la Corona.

Jameos del Agua, Lanzarote

Como ocurre con otras obras manriqueñas, el mérito de su intervención proviene del exquisito mimo con el que encaja todas sus actuaciones en la naturaleza. El conjunto de los Jameos del Agua está integrado en la rica biodiversidad de esta franja de territorio de Lanzarote. Sorprenden las escalinatas de piedra natural, la sutil iluminación de los rincones de la cueva del jameo o la graciosa decoración con algunos elementos tradicionales enredada a vegetación autóctona. Una puesta en escena orientada a extraer el jugo contemplativo del accidente geológico.

El jameo

Las particulares condiciones subterráneas del tubo volcánico y la cercanía al Atlántico generaron este pequeño lago. De hecho, el jameo está por debajo del nivel del mar y su aparición se debe a la filtración del agua. Su avistamiento, en los primeros compases de la visita cuando descendemos una serpenteante escalera de lava, resulta embriagador. La laguna permanece resguardada por una enorme masa volcánica, grande en altura (alrededor de quince metros), que cuenta con suficiente luminosidad por la salida sur del jameo al cielo.

Vista de Jameos del Agua, Lanzarote

Coincide la entrada al centro turístico, justo cuando concluimos el descenso de la escalera volcánica, con uno de los emplazamientos gastronómicos más espectaculares de la isla. El restaurante de los Jameos del Agua está insertado en una esplendorosa cueva. Conforma una de las dos localizaciones privilegiadas para perder la mirada, desde las alturas, hacia la cadena volcánica que termina en la laguna. Sin embargo, el lujoso establecimiento no ha tenido suerte con su quehacer culinario. Una lástima, porque si la cocina acompañara la experiencia no tendría competencia en Lanzarote.

Restaurante de Jameos del Agua

El jameo tiene vida propia. El cangrejo ciego coloniza sus aguas. Un diminuto animalito, un cangrejín, que logró sobrevivir a pesar de las condiciones de fuego, lava y humedad del lugar. Es el momento de ponerse al nivel de la charca descendiendo una zigzagueante pero holgada plataforma de lava. El estrecho pasillo volcánico que recorre el jameo concentra a la riada de turistas mirando al agua en busca del cangrejo. Las luces y sombras de la cueva ofrecen una rica variedad de postales.

Aunque hayamos atravesado todo el jameo, Manrique acierta en facilitarnos otra panorámica desde el sur del mismo. En un punto elevado, diferentes recovecos equipados con bancadas y diversos mobiliarios ofrecen una panorámica perfecta del escenario recorrido. Una estampa singular para degustar con calma, dejándose embelesar por el hilo musical ambiental.

La piscina y la Casa de los Volcanes

Cuando se deja atrás el jameo, el visitante accederá a la segunda parte de la visita. A cielo abierto, en la zona conocida como "jameo grande". Rodeados de señoriales bloques de malpaís y bellos jardines con vegetación autóctona (palmeras, cactus, crotos e higueras), César Manrique se sacó de la chistera esta piscina cuyo blanco impoluto contrasta con la violencia volcánica.

Jameos del Agua, pintura de Jorge Marsá

Concebidos como centros de arte, cultura y turismo, Jameos del Agua acoge uno de los recintos culturales más impactantes de Lanzarote. Su auditorio, localizado en uno de los laterales de la piscina, ha desarrollado numerosas muestras escénicas de arte y cultura. Un fecundo programa cultural que lleva paralizado desde 2002. El auditorio sigue de reformas tras más de diez años. En la parte alta de la piscina se encuentra la Casa de Los Volcanes: una elegante edificación que replica las características básicas de la arquitectura popular lanzaroteña. Ejerce de centro interpretativo del fenómeno geológico de Lanzarote. En las diferentes estancias de esta parte alta de los Jameos conviven la ciencia, las compras de artesanía popular en las coquetas tienditas del centro, y una cafetería con vistas a la piscina y los exuberantes jardines. 

El mejor momento para visitar Jameos del Agua

Este centro turístico constituye una de las principales atracciones de Lanzarote. Consecuentemente genera un enorme tráfico de visitantes. Al mediodía Jameos del Agua está saturado. Para disfrutar de esta experiencia única les recomendamos aprovechar las primeras horas del día (abre a las 10:00) o justo después del horario de almuerzo, en torno a las 15:00-17:00 horas. Los domingos es otro momento ideal, ya que el flujo de turistas desciende notablemente.

Toñín Corujo Quartet en el escenario de los Jameos del Agua, todos los sábados a partir de las 22:30 horas

La tarde-noche de los martes y los sábados (18:30 a 22:00), Jameos se abre al público. La casa oferta un paquete especial para conocer el encanto del lugar de otra manera. Los martes se propone la visita con cena, concierto y sesión de dj por 34,90 euros. Por su parte, los sábados el Toñín Corujo Quartet ocupa el escenario del restaurante, al tiempo que podrá recorrer el Centro Turístico. La entrada en este caso cuesta 9 euros (para residentes en Lanzarote el coste es de 2 euros). 

Más sobre Jameos del Agua:

- Jameos del Agua por la noche, por Ramón Pérez Niz. 

- Wow, por Josechu Pérez Niz. 

Galería de fotos