Dir.Ctra. Haría-Los Valles, s/n
Haría
Puerto del Carmen
Restaurante Lilium, Marina Lanzarote
Conocer Arrecife
Restaurante El Risco, La Caleta de Famara
Puerto del Carmen

El Mirador de Haría

El embrujo de Haría tiene su paseo alrededor del impactante patrimonio arquitectónico a cobijo de las mil palmeras y la contemplación desde las alturas, entre los barrancos que acunan al pueblo. El mejor lugar para el segundo tipo de aproximación al bello paraje es el Mirador de Haría, que se localiza en la estrecha y serpenteante carretera que une Haría con Los Valles. 

Vista de Haría, fotografía de Ramón Pérez Niz

Lo de menos es el estado cochambroso de la casita del mirador, completamente abandonada desde hace una década y en trámite su posible reapertura como centro de interpretación de flora y fauna. La visita, sin embargo, ofrece una espléndida panorámica de Haría y su palmeral, la esencia agrícola del pueblo plasmada en las terrazas escalonadas de malpaís que aprovechan la fértil orografía del valle de Malpaso, así como los simpáticos contornos de una estructura urbana impecable, acunada en las faldas del valle, que es Haría. 

Amanecer en Haría, pintura de Jorge Marsá

El silencio sepulcral y el florido entorno de este punto geográfico (a unos 500 metros de altura) invitan a la exploración, en la que surgirá el sugerente valle de Temisa, abierto de par en par en dirección al Atlántico, donde reposa la playa de La Garita en Arrieta. La accidentada orografía compone un ejemplo de la sabiduría popular, que ante la necesidad de resultar fértil supo aprovechar los espacios con mejores condiciones para la producción agrícola. 

Cosas a tener en cuenta

1) La altitud y la humedad obligan a llevar abrigo, aunque el cielo esté libre de nubes y brille el sol con autoridad. 

2) En función de la época del año es frecuente que Haría amanezca encapotada y no se libere de las nubes hasta el mediodía. La mejor hora para garantizar las espectaculares vistas es a partir de las 11:00 am. 

3) Quedarse en exclusiva con esta imagen de Haría es...quedarse a medias. Le invitamos a que baje al pueblo. Un buen día es el sábado, que abre su encantador mercadillo artesanal (cada sábado de 9:00 a 14:00).